domingo, 31 de enero de 2010

ENTREVISTA A SANTIAGO DUSO


ENTREVISTA A SANTIAGO DUSO
DIRECTOR DE LA CASA “MONSEÑOR VICENTE ZASPE



- Ante el fallo de agosto del 2009 de la Corte Suprema que descriminaliza la tenencia de droga para consumo ¿cree que el problema de la drogodependencia se soluciona con medidas como esta?
- Es importante aclarar con respecto a esa medida que, en realidad, es un fallo para un caso particular; es decir, se despenalizó para ese caso particular. Digo esto porque lo que circula o circuló por los medios, o lo que los chicos o familiares creen es que se despenalizó la tenencia para el consumo. La tenencia para consumo sigue estando penalizada: si agarran a una persona con sustancia esta va a ser penalizada. El antes mencionado fue un fallo para un caso particular, lo que si deja esto es un antecedente pero no es para lo general, fue dictado para este caso en particular. Si esto fuese en general favorecería en el sentido de que se lo trataría como un enfermo al paciente, que es lo que es, y no como un delincuente; en este sentido las políticas tendrían que cam- biar y el Estado tendría que disponer de recursos para trabajar en esta problemática.

- ¿Disponer de recursos es crear Instituciones como Nazareth o políticas que sean más profundas con respecto a esta problemática?
- Si bien Nazareth es una ONG, esta apoyada por el Estado a nivel de becas: existen becas de la Dirección Provincial de Adicciones, para menores de edad, y para los mayores que no tienen cobertura social está la Sedronar; esto con respecto a la cobertura y a la aparición del Estado. Hablamos de la despenalización de la drogadicción y aparece que esto es una enfermedad y que el Estado va intervenir con apoyo económico, y vemos en este momento que la Sedronar esta por caer, o sea esto significa que el Estado no va a aparecer, es decir, acá hay una contradicción: por un lado se despenaliza y se lo trata como un enfermo, y por el otro lado el Estado desaparece cuando tendría que intervenir no sólo en lo económico sino también con dispositivos para el tratamiento.

- ¿Cree que medidas como esta promueven el consumo?
- No, no creo que promueva el consumo; si me parece que nos provoca a pensar en el adicto, que es como hay que pensarlo, como un enfermo y no como un delincuente, y esto a nivel no solo interno, personal, sino social.

- ¿Por qué cree que la gente se droga?
- Los pacientes que llegan a Nazareth ya tienen un recorrido en el consumo de drogas, y ya no pueden manejar el consumo. Creo que se empieza a consumir a una edad crítica como es la adolescencia: por estimulación de pares, por pertenecer a un grupo, por transgresión a la autoridad; cosas que se dan en la adolescencia y por falta de identidad. Buscando la identidad empieza a consumir para pertenecer. Después vienen crisis particulares, individuales que pasan en cada historia familiar, separación de los padres, no separación, sexualidad, no sexualidad; pero, básicamente tiene que ver con las crisis de la adolescencia.

- ¿Qué ocurre cuando en la familia hay un integrante con problemas de adicción?
- Cuando se habla de drogadicción se hace hincapié en el consumo de cocaina y marihuana; por eso tenés alguien en la familia que toma alcohol, y eso se toma como normal, cuando en realidad estas teniendo realmente un caso de adicción. Eso es lo que pasa en el grupo familiar: la naturalización de algunos hechos como el consumo de alcohol y de marihuana. “Porque no pasa nada”, “si todos la consumen”, o “porque tiene beneficios sobre la salud”, es el no ver, porque es una droga social como el alcohol o porque parece que la marihuana sana, todo es para no ver, eso pasa en las familias, no se ve.
-Tratan de esconder el problema…
-No se si lo tratan de esconder, es que no lo ven; ver la situación es tener que hacer algo y parece que nadie quiere hacer nada.

-¿Cómo se trata a un paciente con adicción?
- Se trata principalmente con el apoyo familiar, el apoyo familiar es reconocer que tengo un hijo adicto, una pareja adicta, significa sacar esa venda, enfrentar esa situación, y hablar con la persona que tiene la adicción. Otra cosa fundamental en el tratamiento es que ese paciente que tiene esa adicción se haga cargo, que tome conciencia de la enfermedad, digamos, que acepte que esta en un problema, y que le esta haciendo mal, y que, a la vez, tiene que buscar ayuda. Solo no se sale de las drogas, es muy difícil salir, y solo, peor todavía. Es decir, hace falta conciencia del pibe, o de la persona, o del paciente que tiene la enfermedad, el apoyo familiar, y una Institución que lo guíe.

- ¿Cuál es el rol de esa familia en esa recuperación?
- Como te decía recién, es fundamental: la toma de conciencia, el acompañarlo, el guiarlo, el cambiar la rutina que tenía; que si antes se vendaban los ojos, ahora poder ver, y tener injerencia sobre el hijo: si antes lo dejaba salir y no le ponía límites en razón de los horarios tanto si llegaba a la 7 de la mañana como a los 2 días; ahora eso se terminó debe haber horario de salida, de llegada. Empieza a haber responsabilidades; pero ese cambio familiar es muy difícil, se trata de tomar las riendas del asunto, por eso la familia trata de no ver, pero, la familia es fundamental.

- ¿Qué pasa cuando se combina una droga con alcohol?
- …cuando se combina la droga con el alcohol…,bueno, es lo que hablábamos recién: el alcohol ya es una droga, social, pero es una droga; lo que pasa que llamamos drogas a las drogas ilegales como cocaína, marihuana…
Las preguntas que yo haría en vez de saber sobre esa mezcla, que seguramente es muy dañina, es ¿Qué nombre le pondremos a la droga cuando la legalicen? ¿No la llamaremos más droga? ¿Será más sano consumirlas? Entonces, ¿no necesito un tratamiento para salir de esto? Esto nos lleva al inicio de la conversación: la drogadicción es una enfermedad, consumas lo que consumas, el problema es la adicción, no si es legal o no.

- ¿Qué te llevo a trabajar en una Comunidad Terapéutica?
- Me parece que mi inclinación por este trabajo así como mi estudio de la Psicología me llevo mi interés por lo humano. Si bien estar en una Comunidad Terapéutica es un trabajo, y como cualquiera que necesita trabajo es una cuestión económica, a partir de eso encontré este trabajo que me encantó y que no esperaba que me gustara tanto. Lo interesante es poder compartir, no es un trabajo individual, en todos los sentidos tanto de tratamiento a un paciente, somos un equipo de trabajo tratándolo, y a la vez trabajamos con la familia, entonces somos muchos trabajando en el problema, somos todos parte del problema. Ese es un rasgo de la Comunidad. Pero, la verdad, por algún hecho específico de por qué trabajo con la adicción, no lo tengo; si pienso en aliviar el sufrimiento humano, allí sí, allí encuentro razones para estar en esto.

- ¿Cuánto tiempo hace que trabajas en esto?
- Hace seis años. Arranque a trabajar porque necesitaba pagar la facultad, y a partir de eso comencé a trabajar; siendo estudiante comencé en la Comunidad, conozco la Comunidad…hace seis años.

-Bueno, estas preguntas fueron elaboradas por los chicos de La Búsqueda, algunos no pudieron venir hoy, vino Maxi, te agradecemos por el tiempo que nos dedicaste.
-Gracias, Hernán; esta bueno esto de poder comunicar algunas cuestiones que para los medios de comunicación masivo fue un boom en su momento: supuestamente la legalización, cuando no lo fue; y poder trabajar sobre estas cuestiones y aclarar a los chicos y a los familiares dónde están parados, las cuestiones legales y los problemas en los que se pueden meter por una información mal dada en su momento. Gracias.


Las preguntas fueron realizadas por: José Osuna, 24 años
Leo Martínez, 22 años
Ezequiel Lezcano, 15 años
Coordinador: Hernán Vargas
Fotos: Maxi Ibarra, 18 años